¿Qué es el SII y qué comer para mejorar los síntomas, de un médico?

Entre 25 y 45 millones de estadounidenses padecen el síndrome del intestino irritable, o entre el 10 y el 15 por ciento de la población adulta. Esta enfermedad crónica afecta a todos de manera diferente y tratarla significa encontrar formas de mejorar y controlar sus síntomas únicos, que pueden variar desde molestias gastrointestinales hasta calambres y dolor abdominal.

No existe una “cura” para el IBS, pero las formas más efectivas de tratar sus síntomas son controlando el estrés, haciendo ejercicio, durmiendo lo suficiente y, lo más importante, eliminando los alimentos ricos en FODMAP que pueden desencadenarlo.

Las formas más efectivas de tratar el SII son a través de la dieta, el ejercicio y el control del estrés, según la Dra. Sabine Hazan, gastroenteróloga certificada con más de 22 años de experiencia en ensayos clínicos y creadora del Laboratorio de secuenciación de investigación genética ProgenaBiome en Ventura, California. . Sabine Hazan es también autora de ¡Hablemos Sh! T: Digestión de enfermedades y trasplantes fecales. Se describe en su sitio web como “una explicación bondadosa y fácil de digerir de los trastornos gastrointestinales, sus tratamientos actuales, así como la esperanza de la próxima generación de enfermedades cardíacas, obesidad, autismo, Alzheimer y más”.

La Dra. Hazan comparte sus consejos para tratar los síntomas del SII con el estilo de vida y la dieta.

La remolacha: ¿Qué es el SII y cómo saber si lo tiene?

Dr. Hazan: El SII es un trastorno gastrointestinal que se puede desarrollar a cualquier edad, pero suele tener sus primeros síntomas entre los 20 y los 30 años. Los desencadenantes del SII se manifiestan de manera diferente para cada persona, pero algunos síntomas comunes son dolor abdominal y calambres, que alternan entre estreñimiento y diarrea, gases, hinchazón y fatiga. Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de reportar síntomas de SII y es inusual contraerlos por primera vez después de los 50 años. Los síntomas del SII pueden ser lo suficientemente leves o graves como para afectar su trabajo y su vida diaria.

Puede ser difícil separar el síndrome del intestino irritable y la ansiedad intestinal, especialmente porque muchas personas con SII también experimentan algún tipo de ansiedad. Muchas personas experimentan ansiedad, lo que puede contribuir a un aumento de los síntomas intestinales. Al igual que con tantas cosas que se remedian echando un vistazo a nuestros microbiomas, la ansiedad puede aliviarse regulando las bacterias en nuestros intestinos. Las personas que experimentan síntomas de ansiedad pueden tomar medidas para ajustar sus dietas y regular y equilibrar su microbioma. A menudo trato a pacientes con SII mediante modificaciones dietéticas; la dieta también se puede usar para ayudar a las personas con Chron, UC e incluso Covid. Además, nuestro intestino produce más neurotransmisores como la serotonina (la hormona de la felicidad) que nuestro cerebro.

Existen vínculos directos entre nuestro intestino, nuestra salud mental y lo bien que dormimos. El estrés puede alterar la composición del microbioma intestinal a través de cambios hormonales e inflamación. En respuesta a esto, el intestino puede liberar toxinas y poner en movimiento otros procesos corporales que pueden afectar nuestro apetito y estado de ánimo. Esto, a su vez, puede afectar la forma en que dormimos. Todo está muy conectado y darle a nuestro cuerpo el combustible adecuado puede facilitar estos procesos.

Remolacha: ¿Existe algún tratamiento para el SII y cuál es la mejor dieta para mejorarlo?

Dr. Hazan: Los alimentos más fáciles de eliminar de la dieta son los ricos en FODMAP, que representan oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables. Son carbohidratos bajos que permanecen en los intestinos y causan dolor abdominal. Comer una dieta rica en alimentos FODMAP, como azúcar, almidón y fibra, puede causar gases, hinchazón y malestar estomacal o diarrea.

Comer menos lactosa, como leche de vaca, helados y requesón, reducir el consumo de jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y, por supuesto, evitar el alcohol, el tabaco y la cafeína son soluciones fáciles para tratar el sufrimiento.

Remolacha: que alimentos son útiles para energía, inmunidad y alivio del estrés?

Dr. Hazan: Tómese el tiempo para reducir sus niveles de estrés relajándose o bebiendo tés como el hinojo o la manzanilla, que son excelentes para calmar su cuerpo. Lo más importante es que son una gran fuente de vitamina D. Los frutos secos como las almendras, las nueces y las nueces de macadamia son ricas en vitamina B, que ayudan a reducir la presión arterial y el estrés.

Los alimentos que debe comer para ayudar a reducir el estrés son:

  • Plátanos son ricas en potasio y vitamina B6, que actúan para aumentar la energía.
  • Naranjas contienen poderosos compuestos antioxidantes que ayudan a combatir la fatiga y mejoran nuestro rendimiento físico con el tiempo.
  • Soja tienen un alto contenido energético y en realidad reducen el colesterol.

La remolacha alimentos cubiertos con bajo contenido de FODMAP para ayudar a aliviar los síntomas del SII

Los estudios han demostrado que comer una dieta baja en FODMAP ayuda a identificar exactamente qué está desencadenando la hinchazón, el dolor y otros síntomas del SII. Eliminar los factores desencadenantes de su dieta le permite comprender qué agrava sus síntomas cuando vuelve a agregar alimentos, y los alimentos bajos en FODMAP son nutritivos.

Alimentos bajos en FODMAP que pueden mejorar los síntomas del SII, según un estudio:

  • Productos de soya como tofu, tempeh, leche de soja, seitán
  • Vegetal como berenjena, zanahorias, tomates, brotes de bambú, bok choy, pepinos, jengibre, patatas, apio, judías verdes y lechuga
  • Fruta como plátanos, arándanos, pomelo, uvas, melón, naranja y fresa, frambuesas
  • Granos como quinua, arroz, avena, pasta sin gluten
  • Leche no láctea como leche de cannabis, leche de almendras, leche de arroz, leche de coco
  • Nueces como almendras, nueces de macadamia, maní, piñones, nueces (coma entre 10 y 15 nueces)
  • Semillas como chía, amapola, calabaza, sésamo y girasol

Nota del editor: asegúrese de consultar a un médico o nutricionista registrado antes de realizar cambios drásticos en su dieta.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts